Un dato: NO “menor”

No celebramos “el día del menor”, como bien dice Beatriz Sanchez (destacada periodista chilena) al comienzo de este video que apela a estudiantes y profesionales del periodismo, y que también podemos acoger nosotros, en cada una de nuestras comunidades: por favor dejemos de usar “el menor” o “los menores” y en cambio nombremos al “niño”, “niña” y/o “adolescente”, en la justicia, la salud, la educación, en todo entorno.

Hemos escuchado muchas veces “lo que no se nombra no existe” y es efectivo: de alguna manera desdibujamos presencias, generaciones completas, al simplemente hablar de “menores”, y no de PERSONAS. Seres humanos niños y niñas.

Estamos claros que hasta los 18 años, ante la ley, niñxs y adolescentes efectivamente son “menores de edad”. Pero son personas, antes que todo, con dignidad, derechos, integrantes de una comunidad, países, un planeta entero. Es más largo utilizar “niños, niñas y adolescentes” (NNA), y tener que especificar más de una vez tramos de edad en esa “minoría de años”: “niños y niñas menores de 10 años, niñxs menores de 5”, etc., pero es un esfuerzo valioso.

Imaginemos versos inolvidables, o declaraciones de amor (a nuestros hijos), reemplazando niño o niña por “el o la menor, mi querido menor”: suena muy extraño, impersonal; posiblemente jamás se nos ocurriría usar esa palabra. En el cuidado, las palabras son actos mediante los cuales también expresamos nuestros compromisos e intenciones, y ayudamos a nutrir  vínculos, historias de vida, la forma de convivencia que deseamos. “Niños, niñas y adolescentes” expresa respeto, desafía lo invisible. No se trata de un capricho, sino de una herramienta, una voz precisa, ahora sí.

Share on TumblrTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook